La presencia de contenido cristiano en la industria del entretenimiento parece ser una conquista importante en términos de representación y de alcance del mensaje religioso que queremos comunicar. Pero, ¿realmente es una ventaja o un lastre la etiqueta de «cristiano» en un producto artístico? ¿Hasta dónde el arte se encuentra limitado en espacios de fe? Revive esta parte de la conversación que tuve en la primera temporada de Notas Sueltas con Stephen Di Trolio, un teólogo y entusiasta del arte.

Escucha la conversación completa aquí

Compartir

Dejar una respuesta