Guiado por Moisés durante 40 años, el pueblo de Dios llegó a la tierra prometida, Canaán, una tierra que fluía leche y miel. Atrás quedaba la esclavitud en Egipto y el largo viaje por el desierto. Adelante, una tierra de gigantes por conquistar. ¿Qué significa la tierra prometida en la vida espiritual? En esta tertulia comparto algunos cantos y pensamientos respecto a la herencia que Dios quiere que conquistemos: una vida de plenitud en Cristo.

 


COMPARTE ESTO EN:

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *