Nuestros amigos de la Comunidad Nexus nos invitaron a Aleja y a mí para tener una conversación poco ortodoxa sobre un tema que hace las delicias de los pastores de jóvenes a lo largo y ancho del evangelicalismo: el yugo desigual. ¿Qué hay de cierto y qué hay de mito en eso de que Dios tiene alguien preparado para ser tu pareja? ¿Qué tan importantes son los parecidos doctrinales y eclesiásticos en la vida de pareja?

Compartir

Dejar una respuesta