Sodoma y Gomorra sin duda son el sinónimo máximo de corrupción e inmoralidad sexual en el imaginario cristiano. Un argumento contra la aceptación de personas LGBTIQ+ es «Dios destruyó toda una ciudad por ser homosexuales». Pero, ¿es esto correcto? ¿Realmente el pecado de los hombres de Sodoma era que les gustaban otros hombres? ¿Qué dice la Biblia al respecto?

Escucha esta reflexión basada en Ezequiel 16,49-50 y pensemos en cómo nos hemos enfocado en condenar un tipo de inmoralidad que no era el verdadero problema de una ciudad poderosa y orgullosa, y cómo esto cambia nuestra comprensión de la realidad actual.

Para encontrar más reflexiones: https://www.instagram.com/cancionero_cristiano/guide/meditaciones/17900872414706104/

Compartir

Dejar una respuesta