No sé si habrán notado, pero hay ciertos pecados que nos escandalizan a los cristianos más que otros. Normalmente, nos referimos a esos pecados del mundo moderno, señal de que la maldad sigue progresando y que todo irá de mal en peor hasta la venida de Cristo. Y ahí aparece la frase que encabeza esta reflexión.

Sin embargo, echando un vistazo al mensaje donde está contenido ese texto, nos podremos dar cuenta de que los pecados a los que se refiere el profeta no son nuevos, ni mucho menos. Al contrario, han estado acompañando a la humanidad por mucho tiempo, tanto que los toleramos y, por qué no, hasta les tenemos cariño. ¿De qué se trata eso que es malo, pero nos gusta llamar bueno?

Escucha esta reflexión basada en Isaías 5,20 y pensemos en esas cosas malas que se denuncian a lo largo y ancho de la Biblia, pero que pasamos por alto por estar enfocados en otras cosas que nos parecen más desagradables.

Para encontrar más reflexiones: https://www.instagram.com/cancionero_cristiano/guide/meditaciones/17900872414706104/

Compartir

Dejar una respuesta