La gente de la comunidad Espíritu y Verdad me invitó a este diálogo sobre la necesidad de una experiencia de comunidad saludable para la espiritualidad. Compartimos desde nuestras propias vivencias y aprendizajes en este camino, pero también desde la realidad de abuso y utilitarismo que se puede evidenciar en tantas iglesias a nuestro alrededor.

Compartir

Dejar una respuesta