«Amarás a tu prójimo como a ti mismo», fue el complemento inesperado que dio Jesús al momento de responder sobre el mandamiento más importante. No es sorpresa que «Amarás al Señor tu Dios» haya sido el primero, pero puede resultar interesante pensar en la razón por la que el amor a los demás se declara en empate técnico con el primer y gran mandamiento. ¿Por dónde empezar? ¿Cómo amamos al prójimo poniendo primero a Dios?

Escucha esta reflexión basada en Mateo 22,37-40 y pensemos en dónde empieza el cumplimiento de este mandamiento.

Para encontrar más reflexiones: https://www.instagram.com/cancionero_cristiano/guide/meditaciones/17900872414706104/