La crónica de esta canción que hicimos colaborativamente Mile Forero, Mateo Quilindo y yo:

  • 10:53 a.m. ▶ Mile nos envía un Pande bailando y se le ocurre que hagamos fondo musical para acompañarlo.
  • 11:28 a.m. ▶ Mateo, que bosteza en octosílabos, nos envía una décima preciosa que habla de semillas y de revolución con el amor al arte.
  • 4:00 p.m. ▶ Termino las reuniones del día y agarro la guitarra para musicalizar el poema. Como Dios obra de maneras misteriosas, a mi equipo le parece que esa música funciona para que el Pande baile con ella.

¡Y así funciona! Nos unimos, descubrimos que amamos cosas parecidas, juntamos nuestros poderes y ocurren cosas bellas. ¡Y se sanan corazones!